Células madre mesenquimales en el tratamiento de la artrosis

Células madre mesenquimales en el tratamiento de la artrosis

El impacto del invierno en mayores de edad.

 

Estamos ad-portas del invierno, y por unos meses alcanzamos temperaturas verdaderamente heladas sobre todo en la noche y en las mañanas. Es por esto que muchos comienzan a preocuparse, no tan solo por las enfermedades respiratorias y el COVID, sino por los dolores a los huesos que se agudizan enormemente con el frío. La artrosis afecta principalmente a personas mayores de edad, ya que comienza a ser más común desde los 50 años de edad.

 

Esta enfermedad se caracteriza por el sentimiento de un dolor intenso luego de haber permanecido un tiempo en reposo, lo que se da por la degeneración del cartílago y la deformidad de la articulación acumulada por los años.

 

Las personas con artrosis son más sensibles a los cambios meteorológicos, y si bien es cierto, el frío no empeora la artrosis, pero si genera que los síntomas se perciban de mayor manera siendo más agudos.

 

Lo que sucede en el cuerpo con la exposición a climas fríos, es que se provoca una disminución del flujo sanguíneo que se percibe sobre todo en las zonas más expuestas de nuestro cuerpo, tales como las manos y rodillas, favoreciendo las contracturas musculares y la rigidez articular, lo que hace que las articulaciones se compriman, aumentando la fricción entre los cartílagos desgastados y provocando dolor agudo sumado a la perdida de movilidad.

 

 

 

 

Un tratamiento que revoluciona la medicina. 

 

El tratamiento con células madre mesenquimales está revolucionando la manera en las que la artrosis es tratada. Este trastorno degenerativo, era tratado hace algunos años más que nada con fármacos, conocidos como AINEs (antiinflamatorios no esteroideos), cirugía de implante articular o fisioterapia, pero hoy tenemos a disposición una nueva forma de combatir esta condición.

 

Este tratamiento es sencillo y se logra extrayendo una pequeña cantidad de tejido adiposo, para aislar células madre en un laboratorio de bioseguridad, o bien usar célula madre desde tejidos jóvenes como son el tejido del cordón umbilical, que posteriormente serán implantadas en la articulación dañada.

 

Primero se realiza una evaluación previa, para conocer las condiciones de la articulación dañada y del paciente en general. Luego el médico puede indicar la alternativa de usar células madre del mismo paciente o puede explicar que existen células madre jóvenes provenientes del cordón umbilical que también pueden ser usadas. Una vez tomada la decisión por el paciente puede volver a la consulta a aplicarse el tratamiento siendo un proceso rápido y ambulatorio.

 

 

Combatir la raíz del problema

 

A diferencia de los tratamientos convencionales, que solo alivian síntomas, el tratamiento con células madre ha demostrado que disminuye el dolor y la inflamación pudiendo combatir la raíz del problema, que es la degeneración del cartílago articular, reemplazando las células del cartílago que están en proceso degenerativo por “condrocitos” nuevos, lo que revitaliza al tejido desde adentro.

 

Efectividad del tratamiento

 

Un estudio de “Stem Cell Journal” (financiado por el Programa de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Unión Europea) demostró que las células madre mesenquimales en el tratamiento de la artrosis de rodilla redujo el dolor en más de un 90 por ciento en los pacientes.

 

La artrosis causa dolores que provocan frustración en las personas por no poder realizar labores cotidianas que antes hacían sin problema, lo que puede desencadenar incluso en problemas emocionales más serios como la depresión, por lo que es realmente importante cuando mencionamos que estos dolores pueden ser disminuidos a niveles casi imperceptibles gracias al tratamiento con células madre, dejando en el pasado el tratamiento con fármacos.

 

Los pacientes afectados señalan que muchas veces simplemente tuvieron que dejar de hacer actividades físicas e incluso labores cotidianas del hogar, lo que solo empeora el estado físico y psicológico de las personas.

 

El cartílago de las articulaciones pierde flexibilidad y se hace menos resistente ante la fricción de los huesos, sin embargo, las células madre regeneran estas células encargadas de la elasticidad y la resistencia del cartílago lo que aumenta la capacidad del movimiento articular y permite un mayor movimiento de la persona.

 

Pocas probabilidades de rechazo.

 

Cabe destacar que el uso de células madre desde tejido de cordón umbilical de un paciente joven tiene baja probabilidad de rechazo, ya que las células madre tienen una capacidad anti-inflamatoria e inmunosupresora que inhibe la proliferación de efectos celulares que pudiesen indicar alguna posibilidad de rechazo.

 

En Medicel estamos conscientes de lo complicado y doloroso que es vivir con artrosis y buscamos mejorar la calidad de vida de los pacientes gracias a que ponemos a disposición nuestra experiencia científica en el uso de células madre mesenquimales. Buscamos ofrecer una vía efectiva para detener y revertir el proceso natural del envejecimiento de las articulaciones a mediano y largo plazo, de manera segura y con una alta tasa de éxito. Contamos con las mejores tecnologías disponibles y el equipo profesional de Medicel, altamente capacitados para poder ofrecer el mejor producto celular y el asesoramiento durante este proceso altamente capaz de cambiar vidas. No dude en contactarnos en caso de cualquier duda.

 

 

Con información de:

https://itrt.es/tratamiento-artrosis-con-celulas-madre-adultas/#:~:text=El%20tratamiento%20con%20c%C3%A9lulas%20madre,de%20los%20pacientes%20de%20media